elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

QUATRE POEMES



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - poesía
Autor Mensaje
AlZahir
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 06 May 2001
Mensajes: 3607
Ubicación: Alephville

MensajePublicado: Sab Jul 27, 2002 16:40    Asunto: QUATRE POEMES Responder citando

QUATRE POEMES

1R POEMA
La xiquilla, morena i àgil;
son cos, les seves formes, és un paisatge.
Vull conèixer tots els seus monts
i els altiplans,
aprendre la textura de ses terres
i de ses boscos,
gaudir de les seves ombres
i del seu nom,
submergir-me a les simes
obscures dels seus ulls.

La joven, sobre los veinticinco años, cierra la libreta en la que ha estado escribiendo los versos y observa la cara dormida de su compañera de tren, que puede tener su misma edad, tal vez algo menor.
“La poesía exige sinceridad, lo sé, pero, ¿qué se puede escribir sobre alguien a quien acabas de conocer? Y cuántas veces me he equivocado ya...”
Se inclina sobre la durmiente y le susurra los versos. Al retirarse, la observa, buscando las palabras para describir la forma en que el pelo, de una negrura mágica, le cae sobre el cuello y el hombro, ocultando el tirante del top morado, un color curioso, se dice, para la piel morena. Los vaqueros desgastados, ya lo pensó nada más verla, hablan de semanas de viaje.
“Pero, ¿de qué viaje? ¿Adónde? Forma parte de su encanto, ese misterio, ese aire enigmático. Aunque tal vez sea porque ella es el tipo de persona que te encuentras al levantar la vista, entre el cartel luminoso del bocadillo de patatas y el de la oferta de ensalada de verano; claro que eso era desde mi perspectiva, desde la mesa del self-service de Sants. Había alguna otra mesa libre, ¿por qué se habrá sentado conmigo?”
La mira por última vez, y se levanta para ir a la cabina entre vagón y vagón, y fumar algo entre los equipajes. En ella vuelve a encontrarse con un tipo que parece llevar allí, fumando, todo el viaje. Él le sonríe socarronamente, como adivinando lo que piensa, y le tiende el paquete. Al rato aparece ella, medio dormida aún.
-Hey, pasadme una calada, ¿no?
El tipo le tira el paquete y el mechero, y ella saca el último y lo enciende. Mirando el mar refulgente, a través de una de las puertas, inicia una conversación intrascendente sobre la ciudad de la que vienen.
“Le envidio la alegría, ahora me siento melancólica, como cada vez que vuelvo en este tren tras el verano, pero ella está ahí, contando una anécdota que le ocurrió en lo alto del Montjuïc, y me infunde un sentimiento de viveza que se contradice con lo que siento...”
Al bajar en la Estación del Norte, se acercan a un café de la Plaça de l’Ajuntament, para seguir hablando del viaje y despedirse, y durante la conversación descubren algunos amigos comunes, y unas vidas tan paralelas, que se han cruzado varias veces.

2N POEMA
I a cau d’orella et dic
que voldria dir-te algunes coses,
dir-te que sense tu m’ofegue,
que m’ets necessària per viure
tant com l’aire que respire.
Però no m’atrevisc.

-¡Venga, venid, que empieza a soplar el viento!
Las dos corren hacia el coche, mientras la pareja se acomoda en el asiento de atrás y el hombre que las ha llamado sujeta abierta la puerta. La arena empieza a levantarse, y las olas, de un gris metálico, más claro que el del cielo, rompen ensordecedoramente contra la playa.
“Debería haberse reído estrepitosamente, como suele, y haber hecho alguna broma. O hacer como que no me había oído.”
Hace cinco minutos que dejaron las cañadas del Saler atrás, y ella, sentada en el asiento delantero, mira por la ventana lateral. Los dos hombres, antiguos amigos de ambas, le explican a la mujer, novia de uno de ellos, una divertida historia.
“No le veo los ojos, pero juraría que los tiene perdidos, como antes, durante la comida, o en la caminata por la playa. Ha estado como ausente todo el día, y la tristeza de la mirada con la que me ha contestado a los versos, cuando nos ibamos, no es normal en ella. Soy yo la que debo callar ese amor que siento por ella, soy yo la que debería estar como este día e invierno. Algo le pasa. Y no ha querido contármelo, hace tiempo que no hablamos, es cierto, pero después de comer podría haber... A veces me parece que no la conozco nada, y otras, que calo hasta el último de sus pensamientos. Pero, ¿qué es lo que quiere? Ni ella lo sabe. Si se hubiera reído o me hubiera ignorado, pero no, se me ha quedado mirando con esa tristeza profunda e íntima, apenas perceptible...”
Las dos se bajan del coche y se despiden, con los acostumbrados besos, del amigo, que les vuelve a preguntar si no quieren ir a tomar otra copa, y le contesta que ya ha tenido bastante con las del bar donde han dejado a los otros. Ella lo ve alejarse, y después se vuelve, un poco sobresaltada o estremecida por un pensamiento, y se queda escuchando.
-Bueno, mañana nos vemos... Paso a recogerte sobre las once, ¿no?
-¿De mí no te despides?
Le da un par de besos, y el abrazo dura más de lo normal, es más cálido.
“Últimamente me rehuía. Parece que lo único que necesita es algo de cariño...”
Y se pregunta, mientras se aleja, si tal vez debería haberla besado en los labios.

3R POEMA
Blau rera blau,
tornen les ones,
incansables,
a xocar contra els rompents.

Blau rera blau,
s’oculta el Sol a l’horitzó,
i somniem a la barana
amb terres de mar enllà.

Blau rera blau,
i al meu costat
ella pensa, estessa
sobre el mur vora la platja.

-¿Cómo sabes que pienso eso, en tierras lejanas?
-¿En qué pensabas, entonces?
-Sólo pensaba.
Ella vuelve a cerrar los ojos y sonríe, tumbada en la ancha baranda del Passeig Marítim, apoyando la cabeza en su regazo.
“¿Me sonríe a mí o al sol del verano? ¡Qué mas da!”
Está sentada, con los pies colgando a varios metros sobre la playa, y estaría más cómoda sin la cabeza de ella apoyada, pero no cambiaría ese peso por nada del mundo. Con una mano le ordena los cabellos, compitiendo con una brisa juguetona. Ella arruga la nariz y alarga la sonrisa, en un gesto algo cómico. Han vuelto a la ciudad donde se conocieron con un grupo de amigos que no la habían visitado nunca. Aprovechando que los otros estaban haciendo turismo, han bajado a la playa, y llevan toda la tarde por allí.
“¡Qué paz! Quien nos vea, pensará que nos llevamos así de bien siempre... Pero a pesar de todas la peleas, a pesar del mal humor que tiene a veces, le tengo un cariño especial. Y creo que ella a mí también.”
Como para transmitirle ese afecto, le sopla suavemente y espera.
-No seas molesta, ¿quieres?
Vuelve a soplar, esta vez para picarla. Ella se incorpora, baja al suelo y se despereza.
-¿Tenías que soplarme? A veces eres como una niña pequeña...
Se ha dado la vuelta y está de espaldas al mar. Le sopla otra vez y sonríe inocentemente.
-Anda, vámonos antes de que el sol te afecte más.
Hechan a andar, mientras planean la noche. Luego es ella la que empieza a soplarle.
-Hoy estás de muy buen humor.¿Será el clima?
Ella mira a lo lejos.
-Creo que es la ciudad...
Después añade, con una mueca cómicamente seductora.
-Y la compañía.

TE DEIX, AMOR...
S’allunya...
La corba dolça de sa esquena,
tan a prop encara,
que podria tocar-la...
Se’n va, ella,
només em deixa
els seus fantasmes
i unes paraules
vibrant en l’aire...

Sonríe. Tristemente, como para consolarse. Ya ni le duele. Y no le dolerá más, ya no. A partir de ahora, las cosas cambiarán. Se sienta en las escaleras de entrada a la Biblioteca Nacional, bajo el pedestal de uno de los sabios que la guardan, a ver pasar la gente, no mucha. Ahora ella estará en el metro, tragándose su enfado, camino de Atocha, donde cogerá el tren de vuelta. La despedida tal vez no debió de ser así.
“Lo hemos pasado bien juntas, ¿no? Yo ya sé que no habríamos llegado a nada, como pareja, temperamentos demasiado parecidos para ser compatibles, y siempre la he querido demasiado como para enviarlo todo al traste por eso. Ha sido injusta conmigo, no tenía razón, y lo sabe, se lo he visto en la mirada, es cuestión de orgullo, y mañana o pasado me llamará. Pero algo ha cambiado, no sé, al verla alejarse, me ha dolido, pero ha sido un dolor lejano, como de algo que debería haber pasado hace tiempo.”
Se levanta y camina hacia la parada del autobús, hacia su nuevo piso en los suburbios de la gran ciudad, hacia su nueva vida.
“Nuestras vidas se separan de la misma manera que se unieron, por casualidad, repentinamente. Es inútil añorar cosas que no ocurrieron cuando tenían que ocurrir, en su momento. Si yo hubiera aprovechado aquellas ocasiones, nuestra vida habría cambiado. En qué, ahora ya no lo sabré, pero intuyo que tampoco me importa demasiado.”
Está sentada en el autobús, mirando en silencio las calles de la ciudad. Reflexiona sobre su vida, sobre este adiós último, aunque no lo sea, sobre la muerte metafórica, o la partida, de su musa. La poesía exige sinceridad, lo sabe, y fuerza, interior o inspirada.
“En ocasiones, la vida cambia de forma demasiado brusca.”
Melancólica, se mira en el reflejo de la ventanilla, intentando comprender. Se arrebuja en el abrigo, buscando la paz de las sábanas acogedoras, contra el frío invernal y los grises de los cielos y la ciudad.
“Este es un cambio importante. Lamento que no lo haya dado conmigo, aunque fuera desde allí. A ella nunca le ha gustado esta ciudad que no tiene mar. Jamás la he visto feliz separada de las orillas. Yo echaré de menos sus olas amigas, su vasta paz, su caricia, pero no lo necesito tanto.”
Ya en la calle, contra el frío seco y cortante, con los labios ateridos, susurra unos últimos versos.
Omplint els meus somnis,
els meus desitjos,
vull recordar-te com et conec ara,
sempre lliure,
filla de tu mateixa...

Com retindre la teva imatge
sense perdre’t a tu
pels indrets de la idealització?

Desde la ventana del piso, observa la ciudad a sus pies, como un día hicieran juntas desde el Tibidabo, aunque la ciudad era otra y el mar se extendía al fondo. Como un último tributo melancólico, antes de girarse hacia la cocina para empezar a preparar unos precocinados, piensa un leve “te deix, amor, la mar com a penyora...”
Volver arriba
AlZahir
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 06 May 2001
Mensajes: 3607
Ubicación: Alephville

MensajePublicado: Sab Jul 27, 2002 16:46    Asunto: Vacío Responder citando

Me parece, mi coetánea maestra, que soy un fracaso de alumno. ¡Olvidé las lecciones de la cursiva! Otra vez será.

Pero una sabia amiga (, ñ) escribió que una de las cosas más difíciles de la escritura es dar por entendidas algunas cosas que a nosotros nos parecen obvias, pero que pueden no resultarlo. Por otra parte, la traducción literaria (traición, dijo una vez un alepho, con mucha razón) conlleva algunas pérdidas de matices, por ello, tal vez alguna cosa suene rara. Y la poesía, lo siento, pero soy incapaz de traducirla en el relato. Se comprenden bastante bien, pero para acallar a los que sostienen su ignorancia de otras lenguas como un mérito...

La chiquilla, morena y ágil,
su cuerpo, sus formas, es un paisaje.
Quiero conocer todos sus montes
y sus altiplanos,
aprender la textura de sus tierras
y de sus bosques,
disfrutar de les sus sombras
y de su nombre,
sumergirme en las simas
oscuras de sus ojos.

**
Azul tras azul,
vuelven las olas,
incansables,
a chocar contra los rompientes.

Azul tras azul,
se oculta el Sol tras el horizonte,
y soñamos en la baranda
con tierras de allende el mar.

Azul tras azul,
y a mi lado
ella piensa, tumbada
sobre el muro cerca de la playa.

***
Se aleja...
La curva dulce de su espalda,
tan cerca aún,
que podría tocarla...
Se va, ella,
nada más me deja
sus fantasmas
y unas palabras
vibrando en el aire...

****
Llenando mis sueños,
mis deseos,
quiero recordarte como te conozco ahora,
siempre libre,
hija de ti misma...

¿Cómo retener tu imagen
sin perderte a ti
por los camninos de la idealización?

Es esto algo que escribí hoy, aprisa (últimamente me dan "accesos de escritura" y no puedo parar), y los fallos deben ser muchos. Les ruego atentamente que lean con atención y me los señalen.

Volver arriba
irenetamayo
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 18 Jun 2002
Mensajes: 496
Ubicación: Madrid, España

MensajePublicado: Sab Jul 27, 2002 20:25    Asunto: Vacío Responder citando

perdón perdón perdón!
Te leí pero tengo que irme corriendo, veré si por tierras francesas encuentro un ciber-café y te contesto.
Este comentario es solo para que sepas que no te olvidé. Discúlpame por no haberte respondido tampoco en el privado. Soy terrible!
Un beso enorme
Irene
Volver arriba
AlZahir
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 06 May 2001
Mensajes: 3607
Ubicación: Alephville

MensajePublicado: Mie Ago 21, 2002 14:25    Asunto: Vacío Responder citando

Ah, terrible destino! Que crueles venganzas te tomas! Que hasta ahora no lei este mensaje, y pense...

Bay-se meu qorachon de mib!
Enfermo yed, quand sanarad?
Tan mal me doled lil habib,
ke de mibi no senrecordad!
Volver arriba
irenetamayo
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 18 Jun 2002
Mensajes: 496
Ubicación: Madrid, España

MensajePublicado: Mie Ago 21, 2002 17:18    Asunto: Vacío Responder citando

Como eres...
Bueno, como comprobarás, rara vez doy mi opinión sobre un poema, porque la verdad no tengo mucha idea. Me puede gustar o no gustar pero nunca sabré a que se debe, las mejoras que harían que me sonase mejor... nada.
Pero de todas formas me limitaré a eso: Me gusta especialmente el tercer poema. Claro que yo los he leido en español y han podido perder la musicalidad al ser traducidos, pero éste que te señalo me parece fantástico.

Un beso muy fuerte querido (ñ), escribe(me) mucho!

Irene Tamayo
Volver arriba
AlZahir
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 06 May 2001
Mensajes: 3607
Ubicación: Alephville

MensajePublicado: Mar Ago 27, 2002 08:05    Asunto: Vacío Responder citando

Tambien es mi preferido, el tercero. En el esta la historia de mi vida, siempre al lado, nunca enfrente; siempre sonyando. Tal vez lo he destrozado al usarlo en una historia tan cutre. Eso me doleria.
Volver arriba
irenetamayo
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 18 Jun 2002
Mensajes: 496
Ubicación: Madrid, España

MensajePublicado: Jue Ago 29, 2002 15:22    Asunto: Vacío Responder citando

No creo que lo hayas estropeado ni muchísimo menos. A mí me parece que está dentro de contexto.

Un besito (ñ)
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - poesía Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1