elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

La crecida: una niña inundada en alcohol (cuento corto)



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El Ágora de Alephville
Autor Mensaje
Cuentista: DCF
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 08 Jun 2012
Mensajes: 24
Ubicación: Montevideo, Uruguay

MensajePublicado: Dom Jul 15, 2012 10:16    Asunto: La crecida: una niña inundada en alcohol (cuento corto) Responder citando

Una araña, una araña de considerable tamaño cruza velozmente por en cima de la mesada de la cocina cuando Estela: (Estará en el bar… seguro que está bebiendo con sus amigotes en el bar) —Paf—, la mata de un golpe con el palote de amasar; lo limpia debajo de la canilla y continúa haciendo las tortafritas.
El perro comienza a ladrar afuera… y no para; mientras la pequeña Andrea, acostada en la cama junto al ventanal de su cuarto, intentaba dormir la siesta: (Papi no me lastima, papi me quiere…), cuando una langosta voladora se estrella contra el vidrio y queda rebotando, una y otra y otra vez contra el cristal hasta que Andreita se levanta (…cuando me toca, así me toca… acá me toca; papi no me lastima, papi me quiere).

—Hip— sirva otra —hip— copa cantinero y brindemos, porque paró de llover

—Dicen que en el norte llovió mucho más que acá, y que se viene la crecida por el río

–Y a quien le impor… hip ta, si el agua viene y va, siempre es lo mismo… hip; cantinero, hip, sirva la penúltima que me vuelvo pa las casas

En su hogar, Elena termina de fritar la última torta cuando ve, como por debajo de la puerta se mete a la casa un extraño ciempiés y el perro que no para de ladrar y en eso, también entra la niña a la cocina:

—Mami mami, ¿papi dónde está?, —y ese perro por favor que no para entonces Elena, abre la puerta de la cocina que da al fondo para ver a una serpiente pasar a toda velocidad por enfrente suyo y más allá… el agua, revuelta y marrón, cargando con plantas y animales muertos se aproxima en silencio y el perro que no deja de ladrarle al agua, y a cuanto bicho le pasa por enfrente huyendo de esta.

Elena lo desata y entra presurosa a la casa donde frenética, comienza a meter toda la ropa adentro de una maleta ante la atónita mirada de Andreíta que recostada en el marco de la puerta acaricia al perro casi de su altura, lo abraza ahora. En ese momento entra francisco, que sin mediar palabra y ni enterado, de la venida del agua; va directo al dormitorio dejándose caer sobre la cama donde quedó inmóvil. Elena comienza a sacudirlo y este balbucea, balbucea cosas sin sentido en un estado de semi-inconsciencia del que no parece despertar pese a los esfuerzos de esta madre que toma a su hija en brazos, maleta en la otra mano sale por la puerta de enfrente. Ya con el agua por los tobillos gana la calle y se encamina hacia arriba, hacia el centro del pueblo mientras que su esposo… —¿y papi, papi no viene?– sigue inconsciente en la cama y el agua…

Cuentista: DCF
literaturateatroaudiovisual.blogspot.com
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El Ágora de Alephville Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1