elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Pueblos


Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Ciencias
Autor Mensaje
Alan Breck
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 10 May 2003
Mensajes: 3838
Ubicación: Madrid, España

MensajePublicado: Mie Jun 22, 2005 11:19    Asunto: Pueblos Responder citando

Los moradores de la maleza
(resumen de un artículo aparecido en el suplemento dominical del diario EL PAÍS, 24 agosto 2003)





Nuestro conocimiento de la Historia se remontaba a la invención de la escritura, 6.000 años atrás en Mesopotamia, y a los hallazgos de la arqueología. Científicos de la Universidad de Stanford (EE UU) han conseguido, leyendo en las líneas de nuestro código genético, retrasar sus orígenes hasta la aparición de los primeros homo sapiens, hace 60.000 años.

Los 6.000 millones de personas que pueblan el planeta actualmente son la colección de ejemplares biológicos más homogénea que conoce la historia natural. Descendemos de los bosquimanos o san, pobladores de África que salieron de allí en oleadas sucesivas hace 50.000 años, a consecuencia del cambio climático.

La glaciación de la Tierra, hace 120.000 años, provocó la sequía, pero también el descenso del nivel del mar, facilitando la migración al este. Hace 12.000 años, cuando la glaciación cedió y dejó paso a un clima apacible, nacieron en Oriente Próximo la agricultura y la civilización, y se extendieron a lo largo del Mediterráneo.

Aún hoy quedan unos 100.000 san africanos, algunos siguen viviendo en bandas de unos treinta miembros y alimentándose de los escasos frutos de la tierra. Ya su extraño lenguaje, que se caracteriza por el abundante uso de chasquidos, o clics, llamó la atención de los lingüistas en los años '70. Hay más de quince chasquidos distintos. Uno de ellos es parecido al sonido de fastidio que hacemos, en todas las culturas, chascando la lengua detrás de los dientes. Otro recuerda una botella vaciándose, otro es idéntico al sonido de un beso. Hoy se relaciona la aparición del homo sapiens, que desplazó al homo erectus africano y al neandertal europeo, con esta invención evolutiva del lenguaje: probablemente el lenguaje clic, el antecesor de todos los idiomas actuales. Ahora la genética ha devuelto el favor a la lingüística: la unidad subyacente en el tronco de lenguas indoeuropeas puede explicarse por esa migración neolítica que extendió la agricultura desde Oriente Próximo. Respecto de las 'islas idiomáticas', como el vasco y algunos idiomas del Cáucaso, se ha propuesto la teoría de que pertenecen a los primeros agricultores neolíticos llegados de Oriente Próximo, y que el indoeuropeo refleja posteriores movimientos de población.

"San", como los llaman sus vecinos de África, significa 'gentes extrañas, seres vagabundos, moradores de la maleza'. Los caracteriza su apariencia física no africana: son más bajos, de piel más clara, con el pelo más fino y rizado, y una espesa capa de piel sobre los ojos, como la de los asiáticos orientales. Un programa de ordenador adecuado no tendría muchos problemas para transformar el rostro de un san en cualquier fisonomía existente hoy en el planeta, tenga la piel blanca, la nariz gruesa o los ojos rasgados. Es lógico: todas las razas humanas provienen de los san.




Muchacho san de Kalahari, Namibia
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Jue Jun 23, 2005 10:03    Asunto: Responder citando

Hola Alan

Muy interesante tu topic. Me hiciste recordar la hipótesis de Sapir-Whorf ¿la conoces?
Volver arriba
Nauta
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 06 Ene 2004
Mensajes: 3491

MensajePublicado: Jue Jun 23, 2005 10:37    Asunto: Responder citando

A mi tambien me hizo acordar. Podrian desarrollar mas los que saben? Very Happy
Volver arriba
Alan Breck
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 10 May 2003
Mensajes: 3838
Ubicación: Madrid, España

MensajePublicado: Jue Jun 23, 2005 11:00    Asunto: Responder citando

Hola Dianna y Nauta. Creo que Sapir es de esos lingüistas que estudiaron las lenguas indígenas, en su caso de Norteamérica. He oído hablar de esa hipótesis, Dianna, pero no sé qué propone, cuéntalo aquí o en el foro de Semánticas.
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Jue Jun 23, 2005 13:17    Asunto: Responder citando

Pues básicamente la hipótesis de Sapir y Whorf se basa en el determinismo lingüístico, es decir que el lenguaje condiciona el pensamiento y viceversa. La lengua daría la visión del mundo y por tanto la lengua limita, incluso llevado al extremo, la lengua y el pensamiento se llega a afirmar que son lo mismo.
Para ellos los mundos en que viven distintas sociedades son diferentes y no el mismo mundo con distintas etiquetas pegadas.
Hoy esta teoría está en desuso porque se entiende que es la estructura lo condicionado pero la base que subyace a las distintas estructuras de cada lengua es la misma para todos, o sea universal. Cada pueblo adapta su lenguaje al modo de vida, es decir, que las palabras existen por necesidad en la comunicación y lo que es común es la competencia para crear la lengua y ésta responde, no a un mundo determinado, sino a una necesidad real de cada forma de vida de un pueblo.
Volver arriba
Alan Breck
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 10 May 2003
Mensajes: 3838
Ubicación: Madrid, España

MensajePublicado: Jue Jun 23, 2005 14:02    Asunto: Responder citando

OK, gracias! Ya recordé algunas cosas, la nieve de los esquimales y la arena del desierto. También esa lingüística estructural, empírica, y el idealismo de la gramática generativa. Bueno, se cruzaron el foro de campos semánticos y éste.

No es muy científico, pero me acordé de un párrafo de un cuento antiguo, aquí lo añado:

"Si es tan estrecha la relación que suponemos entre el lenguaje y el mundo, ¿qué idea podemos formarnos de la realidad? Cuando se tienen unos conocimientos rudimentarios de una lengua extranjera, parece como si escuchásemos una cadena irracional y continua de voz, de pronto rota por la luz del sentido. La sustancia de los sonidos articulados atrae a nuestra mente la idea de lo vivo y de lo explicable. Este vínculo que contraemos con el lenguaje en tan alta medida, ¿lo contraemos de igual modo con las cosas de la realidad, de las que el lenguaje nos da cuenta?"


Ultima edición por Alan Breck el Jue Jun 23, 2005 18:13, editado 1 vez
Volver arriba
Alan Breck
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 10 May 2003
Mensajes: 3838
Ubicación: Madrid, España

MensajePublicado: Jue Jun 23, 2005 18:09    Asunto: Responder citando

Y otro párrafo de un cuento mejor, también sobre un pueblo, el pueblo laberinto de Londres:

"Pero era incapaz de darse cuenta de que Londres le había hecho ver el secreto que convertía su vida intelectual en un tormento. Las calles eran algo más que una simple agrupación de casas, el mismo Londres era algo más que un laberinto enmarañado de calles y, sobre su cabeza, los cielos eran algo más que un mero lugar de encuentro en donde se reunían las estrellas. ¿Cuál era el secreto que transformaba las palabras en libro, las casas en ciudades, y convertía ese cúmulo de estrellas inquietas y conocidas en un universo inmutable e infinito?"

Richard Middleton, La historia de un libro.
Volver arriba
Shevek
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 01 Jun 2005
Mensajes: 172
Ubicación: Capital Federal (Argentina)

MensajePublicado: Vie Jul 22, 2005 14:23    Asunto: Responder citando

Sobre la cuestión del determinismo linguístico hay una excelente novela de ciencia ficción de Jack Vance llamada "Los lenguajes de Pao". Pego el comentario de la contratapa para que tengan una idea de la hipótesis de partida:

"El edénico planeta de Pao ha sido invadido sin resistencia. Para obtener la libertad, sus habitantes deberán aprender un nuevo idioma que posibilite la comprensión y la asimilación de conceptos nuevos como la violencia y la resistencia. Pero, si cambian la lengua, ¿seguirán siendo paoneses?."

Pego también un comentario más extenso sobre el libro, donde se profundiza en las relaciones con Sapir y otros linguistas.


"Si bien Vance empezó a publicar historias de ciencia ficción desde 1945, sus novelas vieron la luz una década más tarde, siendo Los lenguajes de Pao una de las primeras. En ella, Vance retoma dos temas añejos, y muy discutidos en su momento, como son el del " buen salvaje" de Jacobo Rousseau (siglo XVIII) y el de la supuesta lucha entre la cultura y la civilización (siglo XIX), para concebir una historia sobre un mundo idílico cuya peculiaridad es la inmovilidad de sus estructuras políticas, religiosas, sociales y culturales. Así, la trama gira en torno a los esfuerzos de magos, políticos y traductores para acabar con esta parálisis y transformar a Pao en un planeta moderno, objetivo que sólo se logrará gracias a la enseñanza de lenguas nuevas (bravante, cogitante y tecnicante) que permitan a la población desarrollar habilidades vinculadas con tres actividades importantes: la guerra, el comercio y la industria. El libro culmina con una duda inquietante: ¿Realmente los cambios lingüísticos beneficiaron a Pao y a sus habitantes?

En el conjunto de la producción de Vance, y sin ser uno de sus libros más logrados, Los lenguajes de Pao reviste una especial importancia por dos razones. La primera es que su publicación en Estados Unidos marcó el rompimiento del autor con la ciencia ficción tradicional y el nacimiento de las epopeyas atemporales en donde la ciencia, a veces mezclada con la magia, y la astucia se constituyen en pilares narrativos
La segunda se relaciona con la idea central del texto: el lenguaje como condicionante de la sociedad. Es precisamente por ello que Los lenguajes de Pao trascendió al ser una de las primeras novelas del género que se adentró en el mundo de la sociolingüística.
Mucho se ha hablado al respecto y no son pocos quienes, con el tiempo, le han querido restar valía al libro por haberse demostrado que su premisa, a pesar de ser interesante y seductora, no se puede aplicar en las sociedades actuales. Sin embargo, ello no debe ser causa para desacreditar la obra pues, habrá que recordar, que ningún autor se puede marginar de su tiempo y de sus circunstancias y que, en adición, un libro de ciencia ficción es un texto sobre el futuro que se escribe para ser leído en el presente y que hay tantos presentes como lectores y contextos existen.
En consecuencia, el propósito de estas líneas no es otro más que el de mostrar algunas de las fuentes en las que Jack Vance se inspiró para abordar en Los lenguajes de Pao el tema de la importancia social que posee el idioma.

La primera edición del libro apareció en 1958, época en la que un número considerable de filólogos, particularmente estadounidenses, se dieron a la tarea de investigar el impacto que ejerce la lingüística en la vida cotidiana de los seres humanos. El esfuerzo no era nuevo, pues en 1929 el antropólogo y lingüista Edward Sapir y su alumno, el ingeniero químico James Lee Whorf, formularon la hipótesis Sapir-Whorf o Principio del determinismo lingüístico, en la que sostenían que todos los pensamientos teóricos se fundamentan en el lenguaje y se encuentran condicionados por éste; es decir, la lengua determina la forma cómo un grupo piensa, se conduce y comprende su entorno. Del mismo modo, aseveraban que en cada lengua existen ciertos pensamientos propios que resultan incomprensibles para quienes hablan otras y, en consecuencia, no pueden ser traducidos. Con los años, la hipótesis derivó en una versión radical que afirmaba con contundencia que no existe diferencia alguna entre el lenguaje y el pensamiento dada la influencia que ejerce el primero sobre el segundo.
El Principio del determinismo lingüístico se popularizó en Estados Unidos al inicio de los años cincuenta a raíz de la publicación de los escritos póstumos de Whorf y de la creación, en 1955, del lenguaje Logical Language (Lenguaje Lógico), que derivaría en el actual "Lojban". Su creador, el Dr. James Cooke Brown, quiso comprobar el principio citado a través del desarrollo de una lengua lógica, expresiva, flexible y libre de toda connotación cultural que favoreciera el progreso del pensamiento humano y, a la vez, facilitara tanto la traducción automática entre lenguas naturales como la comunicación de los hombres con las máquinas.

Así, resulta evidente que los trabajos de Cook, Sapir y Whorf ejercieron influencia en Vance pues, por ejemplo, en Los lenguajes de Pao plantea la necesidad de modificar la mente dócil y pasiva del pueblo paonés a través de un cambio radical de su lenguaje, por naturaleza, pasivo y desapasionado. Es, en ese sentido, que las palabras son en realidad herramientas cuyo uso está determinado por el idioma.
Cuando el texto es confrontado con su contexto es posible encontrar puntos de convergencia entre Vance y James Cooke, dado que ambos conciben lenguajes capaces de transformar la sociedad; idiomas que, a su vez, emergen de los existentes pero con una fonética, una morfología y una sintaxis propias, y que poseen una finalidad, a todas luces, práctica. En ellos la praxis desplaza a la estética y la razón al sentimiento.
Asimismo, coinciden en señalar que la labor de los lingüistas ha de ser fundamental para el desarrollo de los pueblos. Ellos serán los promotores del cambio y los transformadores del pensamiento humano por tener, en sus manos, los nuevos mecanismos sociales que determinarán el futuro del hombre.
Aunque el Relativismo lingüístico y el Loglan están presentes en la obra y le dan, precisamente, ese giro tan peculiar, es necesario destacar la existencia de algunas rupturas. Contrario a lo propuesto por Sapir-Whorf, los idiomas de Pao pueden traducirse gracias a su riqueza lingüística y porque comparten un sostén semántico que permite que la frase "un hombre de éxito" sea sinónimo de "vencedor en una contienda feroz" para los militares, "fabricante eficiente" para los industriales y "persona irresistiblemente persuasiva" para los comerciantes.
Vance también establece que las lenguas nuevas tendrán pocos vínculos con el paonés dada su escasa utilidad en un mundo en el que la inercia se transforma en actividad y en donde la historia y las raíces, lejos de ser motivos de orgullo, son vistas como lastres. Por ello, en el cambio lingüístico subyace, como condición necesaria, el rompimiento con el pasado y con las tradiciones, un proceso de aculturación parecido al que vivieron los pueblos americanos en la conquista española.

Del mismo modo, discrepa con Cook respecto a la posibilidad de crear un lenguaje libre de toda connotación cultural, al asumir que todo idioma no es neutral e impone un determinado punto de vista. A ello se debe añadir el hecho de que las ideas que se gestan en una sociedad son susceptibles de transformarse en el largo plazo gracias a los cambios que, día a día, tienen lugar en los ámbitos que conforman la vida cotidiana.
Es de este modo como Los lenguajes de Pao es una obra que no sólo da cuenta de la humanidad en un futuro lejano, también brinda una visión sobre Estados Unidos en la década de los años cincuenta y, en particular, de sus preocupaciones e intereses que, si bien no han sido abordadas en la totalidad de estas líneas, bien podrían ser motivo de ensayos futuros.
Tal vez este ejercicio parezca contradictorio si se considera a la historia y a la ciencia ficción como mundos disímiles en los que mientras que la primera se preocupa por reconstruir el pasado, la segunda está deseosa de imaginar el porvenir. Pese a ello, existe un momento especial en el que ambas se encuentran: cuando el autor se sienta frente a la máquina para escribir. Entonces, el pasado, como circunstancia y legado, se une al futuro, como crítica o ilusión, para dar vida a uno de los géneros literarios más apasionantes que existe: la ciencia ficción."
Volver arriba
Alan Breck
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 10 May 2003
Mensajes: 3838
Ubicación: Madrid, España

MensajePublicado: Lun Jul 25, 2005 07:08    Asunto: Responder citando

Shevek, me hicieron gracia esas traducciones de los lenguajes de Pao. Supongo que hay una relación entre lenguaje y sociedad, cada elemento tiene valor por contraste con los otros del sistema. Me parece que ese reduccionismo del lenguaje y la persona está en otras sátiras de ciencia ficción.
Volver arriba
Alan Breck
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 10 May 2003
Mensajes: 3838
Ubicación: Madrid, España

MensajePublicado: Mie Ago 03, 2005 18:47    Asunto: Responder citando

Etimologías

La palabra que traduzco como Isla Voladora o Flotante es en su idioma Laputa, de la cual nunca pude aprender la verdadera etimología. Lap, en el idioma antiguo y desusado, significa alto, y untuh, gobernador, de donde dicen que por corrupción se deriva Laputa a través de Lapuntuh. Pero yo no acepto esta derivación, que me parece un poco forzada. Me atreví a sugerir a los más eruditos de entre ellos una conjetura mía y que es que Laputa es casi lap outed, siendo lap propiamente el bailoteo de los rayos del sol en el mar y outed ala; cosa que sin embargo no quiero imponer sino que la someto al juicioso lector.


Los sacudidores

Advertí acá y allá muchos en traje de criado que llevaban en la mano un palo corto con una vejiga hinchada, atada a la punta como un mayal. En cada vejiga había una pequeña cantidad de guisantes secos o chinitas, según se me informó después. Con estas vejigas sacudían de vez en cuando en la boca y las orejas a quienes estaban junto a ellos, práctica de la que no pude entonces imaginar el sentido. Parece ser que la mente de esta gente se sume en tan intensas especulaciones, que no pueden ni hablar ni prestar atención a lo que otros hablan a menos que se los despabile con algún toque externo sobre los órganos del habla y del oído; por tal razón quienes pueden permitirse tal lujo tienen un sacudidor (en su lengua, climenole) en la familia, como otro miembro más de la servidumbre, y nunca salen de casa o van de visita sin él. Y la tarea de este asistente es, cuando dos o mas personas están reunidas, sacudir con la vejiga la boca del que va a hablar y la oreja derecha de aquel o aquellos a quienes se dirige el que habla. Este sacudidor tiene también la misión de acompañar celosamente a su amo en sus paseos y, cuando la ocasión se presenta, sacudirle suavemente en los ojos, pues va siempre tan absorto en sus meditaciones que se pone en evidente peligro de caer por cada precipicio y pegar con la cabeza en cada poste y, en las calles, chocar con otros u otros con él y mandarlo al arroyo.


La Academia de Lagado

El primer hombre que vi era de aspecto raquítico, las manos y la cara como el hollín de negras, luenga la barba y el pelo, andrajoso y chamuscado por varios sitios. La ropa, la blusa y la piel las tenía todas del mismo color. Llevaba ocho años en un proyecto para extraer rayos de sol de los pepinos, rayos que, una vez envasados en frascos herméticamente cerrados, podrían soltarse para que caldearan el ambiente en veranos recios y destemplados. Me dijo que no dudaba que en el plazo de ocho años podría abastecer de luz solar los jardines del Gobernador a un precio razonable, pero se quejaba de andar escaso de caudales y me suplicó que le diera algo a manera de estímulo al ingenio, especialmente porque aquel año los pepinos estaban muy caros. Pude hacerle una pequeña dádiva, pues mi anfitrión me había facilitado dinero para tal fin, conociendo la costumbre de esta gente de pedir a todo el que va a verlos.

Entré en otro cuarto, pero me eché atrás enseguida por un hedor que casi me tumba. Mi acompañante me empujó adelante suplicándome en un susurro que no diera motivo de ofensa, que se tomaría muy a mal, así que no me atreví ni a taparme la nariz. El proyectista de esta celda era el investigador más antiguo de la Academia. La cara y la barba las tenía de un amarillo pálido, las manos y la ropa completamente embadurnadas de porquería. Cuando nos presentaron me dio un abrazo muy fuerte (cortesía que bien le hubiera excusado). Su ocupación desde que llegó a la Academia era un procedimiento para convertir el excremento humano en el alimento que originalmente es, separando los diversos componentes, retirando el tinte que le da la bilis, haciendo que el olor se evaporara y purificándolo de la saliva. Recibía de la Sociedad la donación semanal de un recipiente lleno de heces humanas del tamaño de un tonel de Bristol.


(Jonathan Swift, Viajes de Gulliver, tercera parte: Viaje a Laputa, Balnibarbi, Glubbdubdrib, Luggnagg y Japón)
Volver arriba
Foros
Publicidad


Si tiene teléfono móvil, le recomiendo que visite la sección móviles. Encontrará tonos, fondos de pantalla, juegos y aplicaciones java para su equipo.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Ciencias Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
Página 1 de 3